A mí también me dolía la vagina

 

Si te preguntas por qué este nombre o por qué nace el proyecto, es una larga historia que puede resumirse en una sola frase: “yo también pasé por ello”.

Me dedico en cuerpo y alma a este proyecto porque yo también he estado ahí, he pasado por lo mismo que tú y sé exactamente cómo te estás sintiendo porque a mí también me dolía la vagina.

¿Estás harta de que te duela, de sentirte un “bicho raro” que no puede hacer nada con su vagina? Sí, lo sé, yo también me sentía así.

Viví hasta los 28 años con imposibilidad de penetración, con vaginismo primario y siempre me sentí inferior, insegura, culpable y frustrada.

No sabía quién era, no disfrutaba de mi sexualidad y vivía continuamente anhelando sentirme libre y “normal”, una normalidad que no existe, sino que nos impone esta sociedad coitocentrista.

De ahí nace todaslasvaginasseabren.

De la inconformidad, de la sensación de injusticia y ninguneo de esta dificultad sexual y de todas las mujeres que viven con ella, de la desesperación de no saber qué me pasaba, de la invisibilidad que tenemos las mujeres ante la sociedad y ante un sistema sanitario injusto, patriarcal y machista que no tiene en cuenta a la mujer ni a su dolor.

Tenía que hacer algo, sentía que tenía que aportar mi granito de arena para poder incluir y visibilizarme no sólo a mí, sino al vaginismo y a todas nosotras porque ya está bien de vergüenzas y culpas, basta ya de ocultarnos detrás del dolor.

No quiero que ninguna mujer más se sienta sola o limitada porque somos muchas las que vivimos o hemos vivido en esa situación.

Es un proyecto que he creado con muchísima ilusión no sólo para que todas las mujeres con dolor o imposibilidad volváis a conectar con vuestro verdadero poder, vuestra verdadera sexualidad, vuestra verdadera esencia y para que podáis sentiros libres de nuevo, sino para sanarme yo también.

Acompañaros a vosotras en vuestro proceso me ayuda a mí a aliviar y a naturalizar mi dolor.

 

¿Trabajamos juntas?