¿Estás harta de sentirte un bicho raro y de no sentirte libre en tu sexualidad?

 

¿Cansada de tener dolor, miedo, culpa, frustración o ansiedad antes de tener experiencias sexuales?

Yo también…

¡Hola bella!

Soy Rosaura Delgado y hace 16 años estaba donde ahora estás tú, por eso sé cómo te sientes.

Por eso me dedico en cuerpo y alma a esto y por eso mi propósito es ayudarte a dejar de sufrir por tu dolor, acompañarte en tu proceso de autoconocimiento y a vivir con más placer y plenitud.

Por si te quedaba alguna duda de que esta mentoría es para ti…

 

 

Y sobre todo esta mentoría es para ti si estás completamente decidida a superarlo y a dejar de sufrir.

¿QUÉ INCLUYE LA MENTORÍA?

+ 2 BONUS

+ 2 BONUS

+ 2 BONUS 

¡QUIERO ACCEDER YA!
Silvia - clienta de todaslasvaginasseabren

Los meses que llevo trabajando con Rosaura se han convertido en mucho más que una terapia. Ella trabaja desde su historia, desde su dolor y esto te ayuda a sentir mucha conexión con ella. Me ha enseñado que soy mucho más valiente de lo que yo misma imaginaba, a traspasar el miedo, a darme cuenta que mi vagina no tiene tanto dolor como yo pensaba, que mis pensamientos me estaban jugando malas pasadas.

Silvia Muriel
Leer el testimonio completo

Me llamo Silvia, tengo 35 años y vivo con dolor en la vagina como tantas otras mujeres que no sabía ni que existían.

Empecé con dolor a los 22-23 años, llevo más de diez años sufriendo en silencio, sintiéndome culpable por no poder vivir la sexualidad al completo, negándome el derecho al placer, porque no podía tener penetración y si lo conseguía era con mucho dolor y en esos años pensaba que no era una mujer que mereciera dar y recibir placer, aún hoy estos pensamientos a veces vuelven a mí.

Nunca nadie me dijo porque me pasó, preguntaba a mi ginecóloga y simplemente me escuchaba sí, pero nunca respondió a la pregunta ¿Qué le pasa a mi vagina?, con decirme que me relajara, que era miedo, que todo estaba en mi cabeza, así lo arreglaba todo, para ella a mi vagina no le ocurría nada.

Hasta que un día llegué a la gran mujer que se esconde detrás de “Todaslasvaginasseabren”, para empezar sentir que alguien habla del dolor en la vagina como algo que es real, que esto existe, que es físico y que se puede trabajar, para mí fue ver luz a tantos años de oscuridad, cuando la encontré por fin supe lo que tenía, ya que nunca terminaba de indentificarme, con lo que después de buscar por internet encontré, el Vaginismo (Vestibulodinia, como nos dice Rosaura) ya que en mi caso sí que podía introducir un dedo, introducir el pene a veces, aunque con mucho dolor, de ahí que no llegará a identificarme.

Hasta que vi el concepto Dispareunia y todo mi mundo se abrió, esto si encajaba conmigo, la imposibilidad, el dolor en la entrada de la vagina…También fue cuando descubrí que se trabajaba con una fisio de suelo pélvico, dar el paso no fue fácil, no os voy a engañar, pero empecé a buscar fisios en mi ciudad y por fin fui, mi parte física estaba cubierta, pero mi parte de mujer, mi autoestima esto seguía en la oscuridad, en las sombras.

Os voy a contar como empecé a trabajar con Rosaura, porque yo soy una mujer que cree muchísimo en el destino, estoy convencida que los astros se unieron, para que el miedo dejara de ser un impedimento y por fin diera el paso, todo empezó un día que en su Instagram realizó un sorteo (sorteaba dos compresas de tela y una sesión gratuita con ella) participe y cuando vi que me había tocado, empecé a llorar como una magdalena, no podía parar, porque era el empujón que necesitaba, para por fin dar el paso que llevaba tiempo queriendo dar, pedir ayuda y trabajar con la persona que sentía que más iba a entenderme.

Contaros cómo fue la primera sesión me llevaría hojas y hojas, porque por primera vez sentir que la mujer que hay detrás de la pantalla, te mira de frente, te dice que no eres rara, que no estás mal hecha, que vas a trabajar en ti, en tu dolor, en tu aceptación para mí fue sentir la libertad que durante muchos años me he negado a mí misma, pero además fue la primera persona, que me hizo preguntas, que quiso buscar conmigo el porqué de mi dolor, nadie antes se había molestado ni en preguntarme ¿Cómo Estás? ¿Cómo te afecta tu dolor?, te manda cuestionarios llenos de preguntas que ni yo misma me había parado a pensar, se toma su tiempo para conocer que se esconde detrás.

Los meses que llevo trabajando con Rosaura, se han convertido en mucho más que una terapia, ella trabaja desde su historia, desde su dolor y esto te ayuda a sentir mucha conexión con ella, me ha enseñado que soy mucho más valiente de lo que yo misma imaginaba. A traspasar el miedo, a darme cuenta que mi vagina no tiene tanto dolor como yo pensaba, que mis pensamientos me estaban jugando malas pasadas.

Lo que más me gusta de Rosaura, es que no sólo trabaja tu parte física ayudándote con los dilatadores, dándote pautas, a mí lo que me gusta es que escarba más allá, es que busca en esos lugares a los que a mí tanta angustia me da entrar, me ayuda a plantearme emociones, a gestionarlas, a dejar que fluyan.

Al mismo tiempo sentir que la mujer que te ayuda se emociona contigo cuando te derrumbas (ninguna otra terapeuta lo había hecho jamás) para mí no tiene precio, porque me demuestra que está implicada conmigo, que quiere verme avanzar, respeta mis tiempos, porque soy una mujer a la que cuesta mucho abrirse. Nunca te vas a sentir presionada, ni juzgada si decides trabajar con Rosaura. Todo lo contrario, te manda ejercicios que te ayudan a re-conectar contigo, a mí me está dando el poder de conocerme sin sentirme culpable, ir abriéndome a la sexualidad y dejar de negarme este derecho, descubrir que mi dolor no tiene porqué ser ningún impedimento si no permito que lo sea, y así, poco a poco, ir abriéndome camino en mi empoderamiento como mujer.

Para mí Rosaura fue mi descubrimiento del año pasado y este año ha sido cuando por fin me puse en sus manos. Sigue siendo mi persona favorita, estoy infinitamente agradecida a la gran mujer que se esconde detrás del nombre “todaslavaginasseabren”, gracias por hacerme ver que mi dolor no es imaginario, que no estaba en mi mente, que en verdad mi vagina claro que estaba cerrada, por enseñarme a escucharla, a sentir sin miedo cómo se ha ido abriendo…a explorarme y a emocionarme.

Rosaura es una mujer llena de luz, empatía, que no para hasta descubrir por qué empezó tu dolor, dónde puede estar la causa, tiene una calidad humana que te llena y te da seguridad, gracias por empoderarme y hacerme ver que abrirme a la sexualidad no sólo depende de mí vagina, sino de romper mis creencias, mis tabús, mis miedos, que descubrir todo lo que puedes ofrecer no depende de la edad que tengas sino de las ganas que le eches, de que realmente quieras trabajar en ti con su ayuda, porque esto es lo que te ofrece esta gran mujer.

No todos los días tendrás las mismas ganas, pero mujeres del mundo no os rindáis porque si habéis caído en estas manos estáis bien protegidas os lo aseguro y no va a dejaros caer.

Esta mentoría NO es para ti si…

¡Atenta preciosa, información IMPORTANTE!

Para que puedas lograr lo que te propones al empezar la mentoría y para que pueda implicarme contigo 100% durante todo el proceso, sólo trabajo como máximo con 10-15 mujeres al mes, ya que soy PAS (Persona Altamente Sensible) y tengo endometriosis y mi calidad de vida está por encima del trabajo.

Por lo que para mí es mejor calidad que cantidad.

Si trabajo con demasiadas mujeres, me agoto, me canso y no puedo ofreceros lo mejor de mí.

Es algo que me ha costado aceptar, porque quiero ayudar al máximo de mujeres posibles.

 

Si deseas trabajar conmigo y el cupo se ha llenado, tienes dos opciones:

1 – Esperar a la siguiente edición de la mentoría.

2 – Realizar el curso online: El camino a tu templo, donde tú llevas el ritmo y trabajas sola desde casa con todo mi apoyo mediante pdf y más de 15 vídeos.

recuerda que…

ES EL MOMENTO DE DARLE LA VUELTA A TU SEXUALIDAD

¿Me dejas que te acompañe?

¡SÍ, estoy deseando Rosaura!